jueves, 28 de mayo de 2009










PLAN DE ENTRENAMIENTO PARA DISFRUTAR DE LA FELICIDAD EN EL DÍA A DÍA.


Practica el egotismo saludable. En primer lugar promueve ser y estar bien tú mismo, cuanto más mejor en la salud física, mental y social. Si consigues estar bien contigo mismo te saldrá sólo y sin esfuerzo el buen humor, la alegría, la ayuda sin ataduras, la felicidad. El egoísmo es pernicioso y el altruísmo mal entendido y practicado también. Si sufres ayudando a los demás y te das cuenta es que tienes una neurona suelta que te avisa de que algo no va bien. Es la señal de cambiar el mapa mental equivocado. Hay que ayudar a los demás sin sufrir primero, disfrutando en tu interior siempre.




Entrénate en ser responsable sin sufrir por ello.
El dolor es un aviso natural y necesario de que algo no va bien. El sufrimiento siempre es tóxico y deteriora la personalidad. Ni un minuto sufriendo. Cuando actuar responsablemente nos hace sufrir, algo no va bien en nuestro concepto de lo que es la responsabilidad. Hay personas que creen que cuando sufren por alguien es señal de que le quieren más. Y esto no es necesariamente así. Hay que ser responsable disfrutando. Esto se aprende.


Reconoce y acepta que eres una persona con emociones. Las emociones son un don, un bien maravilloso, son la sal de la vida. Algunas en ocasiones se desbordan, nos hacen y hacen daño a otras personas. Si aprendo a gestionarlas serán agua viva que fertilice las buenas tierras o incluso el desierto que en ocasiones parece la vida.

Promueve tu equilibrio emocional que te da estabilidad, fortaleza y seguridad para verte a ti mismo con realismo, lo bueno y lo menos bueno, incluso los defectos, sin hundirte. Tómate momentos de recarga de baterías, descansos, relax, … en cuanto puedas, por pequeños que sean. Haz tus ejercicios de entrenamiento y disfrute en autocontrol emocional.

Entrénate en descubrir en todo lo que te ocurre o ves la parte positiva. Después te saldrá el chip positivo solo. Es una maravilla al poco tiempo de hacerlo.

Descubre lo bueno que tienes en ti mismo. Dirige tu pensamiento a las buenas cualidades que tienes desarrolladas especialmente en momentos de fracaso. No te niegues a ver tus errores y defectos, pero que no te hundan. Es más fácil y seguro prosperar mejorando lo positivo que intentando cambiar lo negativo.

Acepta que eres un ser humano maravilloso con imperfecciones y que por ello no puedes ser perfecto. Eres razonablemente perfecto y tienes el derecho a equivocarte.

Asegura tu autoestima realista. Es una fuerza que no se ve pero se siente. Promueve posturas positivas sobre ti mismo. Lo bueno disfrútalo y afiánzalo.

Crea convicciones fuertes que den coherencia mental a tus pensamientos y a tus actos. Manténlas hasta que encuentres otras nuevas que valgan la pena y mejoren las que tienes.

Actúa con autonomía. Confronta la realidad aunque no aciertes siempre. Las equivocaciones son una de tus fuentes de progreso y desarrollo personal para mejorar razonablemente. Cuida no caer en las redes de los “perseguidores” y “salvadores” que crean “víctimas”.

Orienta tu vida a ser un “triunfador” como persona. Promueve tu automotivación por el logro de pequeños o grandes éxitos que dependan de ti. Rompe las ataduras mentales de los que se empeñan en actuar y ser “perdedores” atándose al pasado o al futuro. Vive tu vida.

Piensa antes lo que pretendes con tus obras. Ponte objetivos que puedas cumplir aunque sean pequeños y acorto plazo. La mejor forma de resolver problemas es no crearlos innecesariamente. No hay viento favorable al que no sabe dónde ir.

Resuelve los fallos dándote tiempo al tiempo. Evita siempre la culpabilización encubridora y sufridora. Levántate cuando veas que has caído en el error, la equivocación, el fallo. Esas imperfecciones transfórmalas en fuerza para mejorar lo que buenamente puedas.

Vive tu aquí y ahora con esperanza. Dirige tu mente al momento presente y a descubrir como disfrutar en vez de sufrir con lo que tienes, viviendo tu presente con la alegría y la satisfacción posible. El edificio de tu felicidad se levanta y mantiene con lo que tienes de bueno que es más de lo que crees o las
circunstancias te dejan ver especialmente cuando son tóxicas.

Disfruta tus aciertos y éxitos por sencillos y humildes que sean y te parezcan. Toda alegría es emoción nutritiva que te fortalece. Dáte permiso para disfrutar haciendo bien, a tu modo y manera, las pequeñas cosas de cada día. En ocasiones no podemos decidir lo que hacer, pero siempre podemos hacerlo a nuestra manera.

Escucha a los demás con mente abierta. Eres maravilloso cuando abres tu mente a novedades que te dan luz, fuerza y aumentan tu potencial. Lo que tu sabes ya lo sabes. Incrementa gratuitamente lo que ya sabías escuchando a los demás. Analiza lo que ha llegado a ti y elige lo que te parezca mejor. Déjate llevar de tu afán de curiosidad y aprendizaje. Nada humano te es ajeno.

Disfruta en las relaciones con los demás. Comparte siempre que puedas sus éxitos y aciertos. Focalízate en ellos, más que en sus fracasos. Si practicas el egotismo saludable te saldrá fácil y sin esfuerzo la comprensión, la ayuda a los demás. El esfuerzo que en ocasiones necesitarás hacer será menor cuando te sale solo y con sentido.

Entrénate en flexibilizar tu mente. Consulta lo que no sabes. Todos disponemos de un cierto grado de ignorancia y podemos aprender nuevas formas para adaptarnos a los cambios mejor y con menos gasto de energía vital.

Abre tu mente a la sabiduría venga de donde venga, a las nuevas ideas y formas de entender la vida con flexibilidad mental. La rigidez mental es signo de debilidad. Entrena tu mente para cambiar tus convicciones cuando el cambio lo ves apropiado.

Contagia felicidad a tu alrededor. Si disfrutas en ti mismo te resultará espontáneo el contagio del buen humor, de la alegría, del amor, y de todas las emociones positivas. EN LA MEDIDA QUE DÉS A LOS DEMÁS LO QUE QUIEREN, ELLOS TE DARÁN A TI LO QUE QUIERES.

"Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace."


UN BESO SIEMPRE.







4 comentarios:

Francisco J. Gil dijo...

Hola Abril, bueno aquí me tienes apoyando tu blog como dices, te animo a seguir con éste, pero sin obsesiones, esto ocupa mucho tiempo.
He leido tu entrada y me parece maravillosa, hay que amarse a uno mísmo para poder amar a los demás y vivir dejando vivir. Hay que ser constructivos y extraer de lo malo la parte buena, todo tiene dos caras como un imán. En el equilibrio está la justa medida.(pienso yo)jajaja.
besos
hs
Pd: gracias por seguir mis 'cosas'

ABRIL dijo...

Gracias a ti x pasarte por "mi casa" que es también la tuya.
Bss.

Yedra dijo...

Justo hoy una amiga me decía que para ser feliz lo priemro quererse a una misma. Aunque ella lo llevaba casi a un plano puramente egoísta, no se, no debe traspasarse esa barrera.
Pero es verdad que si estás bien contigo, es lo que desprendes
Me ha encantado tu post! Es un canto al optimismo
Un besote

ABRIL dijo...

Yedra,eso es; no podemos dar lo que no tenemos.
Gracias.
Bss.