miércoles, 15 de julio de 2009

PERSA, el guanche que se perdió volviendo a SIRIA.


Persa es una desequilibrada combinación de Peter Pan, tibicena y animal salvaje. Sabe hacerme reir y supo hacerme llorar; se guia por su instinto animal casi tan desarrollado como el mio.
Quién aprendió de quién nunca se sabrá ni es relevante.
Pasados más de mil días desde que le recité a Gala, ha resurgido como el Ave Fénix . Ya me había devuelto el arma, pero intuyo que se dañó en mi ausencia. Volvió a Siria, volvió a mi aún no se por qué, pero sus brazos continuan siendo mi mejor cárcel y su voz la mas dulce de las canciones. Sin embargo, abierta la caja donde guardo los trazos del pasado que no deben estar sueltos porque enredan, lo que sentí por Persa se había convertido en un soplo de viento. En cambio el reencuéntro no tuvo nada que ver con lo que en alguna ocasión imaginé. No quedaba una brizna de resentimiento, sólo sorpresa y risas.
No creo en las segundas partes, no suelen ser buenas ni las quiero, pero que nadie nos quite las risas...y ten cuidado... no te dejes pegar.

8 comentarios:

S. dijo...

sus brazos la mejor cárcel es una preciosa frase...me ha gustado mucho

Sara dijo...

Q pesados son los fantasmas del pasado, verdad? Son los peores de todos.

S. dijo...

Son pesadisimos,con decirte que uno de ellos como no tenia manera de localizarme,se ha cambiado el nombre para que le dejara entrar en el mesenger...

ABRIL dijo...

Y yo que hago ¿me cambio de casa o me piro con él?
Ufffffffff.
Besitos.

Quirón dijo...

Cambiate de casa..... :)

Me gusta ese mordisco....... :)

ABRIL dijo...

Dime cuándo quieres uno así.

Arkangel dijo...

Pírate con él..

ABRIL dijo...

Arkangel, sólo una escapada que no ha estado mal, pero voy a hacerle caso a Quirón.
Besos.